martes, 20 de septiembre de 2016

Transparencia empresarial

La transparencia empresarial
Por Gabriela Perdomo
Fecha: 08/18/2007 -1320
En marzo de este año la compañía multinacional exportadora de bananos Chiquita Brands se declaró culpable ante una corte estadounidense de haber pagado alrededor de 1,7 millones de dólares a las Autodefensas Unidas de Colombia a cambio de “protección” para sus funcionarios. La compañía, que gana un promedio de 4.500 millones de dólares al año, fue obligada a pagar una multa de 25 millones que no les harán mella a sus operaciones, tal como lo declararon sus ejecutivos. Ningún directivo de la compañía enfrentó cargos.

No voy a hacer más referencia a este caso, ni a los demás que están en proceso contra la misma compañía por las mismas razones, ni tampoco a las sospechas de que Chiquita no es la única empresa que ha dado plata a milicias –paramilitares, guerrilleras o “independientes”– en Colombia. En cambio, quiero referirme a un mecanismo de transparencia empresarial que tal vez es poco conocido en Colombia pero que ilustra muy bien la necesidad que tienen nuestros gobernantes de sentarse a estudiar cómo evitar que el sector privado –sea nacional o extranjero– siga financiando nuestra interminable guerra civil.

Se trata del Proceso Kimberly, una idea que nació de la brutalidad que rodea la industria de los diamantes en África. La iniciativa comenzó hace siete años en Sudáfrica, cuando líderes de varios países del sur del continente se reunieron para encontrar una manera de librar al mercado mundial de los llamados diamantes de sangre. Lo que preocupaba a los participantes de la reunión era que, básicamente, la explotación del objeto más precioso del mundo se había convertido en la fuente de financiación de guerras civiles en toda la región.
El Proceso Kimberly estableció desde su implementación en 2003 que países, comunidades económicas y miembros de la industria diamantera regularían el mercado de diamantes en bruto al rechazar todas las piedras preciosas provenientes de minas controladas por grupos armados. La decisión se tomó tras comprobar que en países como Angola, Costa de Marfil, Sierra Leona, Liberia, República Democrática del Congo y Congo, algunas minas estaban controladas por mafias y grupos armados ilegales que financiaban la compra de armas y otras actividades vendiendo diamantes a empresas comercializadoras. Todos los mineros y los comerciantes no estaban necesariamente involucrados en la guerra, pero sus acciones directa o indirectamente estaban ayudando a perpetuar masacres, violaciones, asesinatos y torturas.

Ante la evidencia, ONG lideradas por Global Witness, gobernantes africanos y los miembros más poderosos de la industria de los diamantes, como la empresa DeBeers, entendieron que el mercado de diamantes estaba completamente comprometido con varias guerras. Entendieron también que una vez la historia de estos diamantes se conociera alrededor del mundo, los consumidores dejarían de ir a las tiendas Tiffany’s y otras famosas joyerías porque el símbolo de la pureza se convertiría en un símbolo del horror. Así que aceptando su responsabilidad, todos los involucrados entendieron la necesidad de intervenir y decidieron crear el Proceso Kimberly para la certificación de diamantes en bruto.

Sólo cuatro años después de su implementación, el proceso hoy cuenta con el aval de Naciones Unidas y opera en 45 países más toda la Unión Europea. Todos los diamantes que se venden y compran en estos países tienen que ser certificados por un estricto proceso, y con ello se garantiza la total legalidad y transparencia de su recorrido, desde la explotación hasta la venta. Desde Venezuela hasta Bélgica, ya miles de consumidores exigen que las tiendas demuestren que sus diamantes son libres de conflicto. Incluso, en DeBeers la política se ha extendido a certificar que los diamantes provienen de campos libres de explotación infantil.

¿Por qué nos debería importar el Proceso Kimberly? Porque aunque falta mucho para lograr una industria global saneada de diamantes de sangre, se ha demostrado que Kimberly es un mecanismo efectivo. El monitoreo de las piedras ha alejado a los grupos insurgentes de la industria, y con ello se ha reducido el tráfico de armas en varios países y se ha reducido la violencia. Se ha demostrado que muchos grupos rebeldes en el sur de África han dejado las armas simplemente porque no tienen cómo financiar su guerra.

Pero su alcance va más allá. Este protocolo nos enseña que los conflictos armados tienen aspectos prácticos que se pueden atacar con eficacia. Y que sí es posible que las empresas que directa o indirectamente se ven involucradas en el fuego cruzado de una guerra acaben con su complicidad si deciden ponerle frente a la situación. En Colombia tenemos un serio problema con las llamadas ‘vacunas’. Lo queramos o no, cientos de empresas nacionales y extranjeras están contribuyendo a que se perpetúe la violencia. Si tanto estas empresas como el gobierno empezaran por reconocer su responsabilidad, podríamos comenzar a pensar cómo desbaratar el sistema de extorsión de los grupos armados colombianos.


Trabajo segundo consolidado cultura y sociedad- C2AT y M2AN

Trabajo final 2.- consolidado 1- Cultura y sociedad

1.      Vea el documental “La corporación” (Tan solo los primeros 60 minutos) que lo puede encontrar en https://www.youtube.com/watch?v=Bkr-paaAYJ8  y responda las siguientes preguntas:
·         ¿Son las empresas actuales socialmente responsables? Ustedes debe escribir un texto de 1250 palabras en donde ejemplaricen esta situación y para ello indispensablemente deben utilizar escenas del documental.
2.      Lea el texto “Transparencia empresarial”  y señale qué problemas éticos encuentra en el comportamiento empresarial, según la autora del artículo.
3.      Analice el siguiente caso  y exponga sus argumentos sobre el comportamiento ético de la clase empresarial colombiana y las consecuencias que esto trae para el desarrollo social y económico del país.
4-      La Empresa en la era de la globalización, es una organización socioeconómica, que además de producir y distribuir bienes o prestar servicios para satisfacer necesidades, y ganar con ello dinero hace otras cosas al mismo tiempo: configura modelos sociales, crea y difunde valores y patrones culturales, moldea y condiciona con fuerza la vida de las personas, impacta en el entorno medioambiental. En definitiva, tiene un enorme poder configurador del mundo y de la vida social, o sea que los actos de las empresas pueden afectar negativamente o contribuir a mejorar el medioambiente o la vida de las personas. Busque en internet ejemplos que permitan explicar la afirmación sobre todo en estos aspectos en los cuales la empresa  tienen influencia en la sociedad y en la cultura: “configura modelos sociales, crea y difunde valores y patrones culturales, moldea y condiciona con fuerza la vida de las personas, impacta en el entorno medioambiental”.
5-      En el contexto de la globalización se está exigiendo a las empresas ser socialmente responsables, o sea si bien son libres para acumular riquezas y explorar mercados deben devolver a la sociedad parte de los beneficios adquiridos a través de acciones que favorezcan la protección del medio ambiente o el combate contra la pobreza. Analice la siguiente frase: “Ser socialmente responsable no significa sólo cumplir plenamente las obligaciones jurídicas, sino también ir más allá de su cumplimiento, avanzando voluntariamente hacia nuevas exigencias –mayor inversión en capital humano, mejor relación con los interlocutores, mayor respeto por el medio ambiente- que, si bien son menos fuertes desde un punto de vista legal –porque, en el fondo, se trata de aspiraciones éticas, de propuestas axiológicas, de requerimientos morales-, no resultan, sin embargo, menos importantes o incluso decisivas para la supervivencia de la propia empresa en un entorno tan cambiante, globalizado y competitivo como el que nos toca vivir”. De acuerdo a esa frase: ¿Por qué se dice que la supervivencia de las empresas, en ese entorno cambiante como es la globalización, está determinada, en forma decisiva  por su responsabilidad social? Describa, al menos un ejemplo de responsabilidad social en el Valle del Cauca, realizada por empresas de la comarca.
6-      Vea el documental SICKO de Michael Moore y establezca las relaciones y diferencias en los sistemas de salud que presenta el filme. Posteriormente saque conclusiones con respecto a Colombia


domingo, 21 de agosto de 2016

Constitución 1- 2016- Solo para la alumnos de ética y constitución

EL PREÁMBULO CONSTITUCIONAL Y LA DEMOCRACIA
ALFREDO RAMOS

El presente taller tiene como objetivo que ustedes como estudiantes reflexionen sobre el significado de la Constitución Política colombiana, específicamente sobre el preámbulo de la constitución colombiana y el sentido de la democracia. Acercarse a este conocimiento es muy importante, pues permite entender si el funcionamiento de las instituciones colombianas genera un clima propicio para el desarrollo democrático y el control social necesario para garantizar la defensa de la vida y  de los derechos humanos de los ciudadanos.

ASPECTO 1. PREÁMBULOS
Lea el preámbulo de la Constitución Política de 1886 y el de la Constitución Política de 1991.Analice cada uno de ellos; luego compárelos y establezca sus diferencias. Especifique la concepción de Estado sobre la que se construye cada constitución.
Constitución Política de 1991: EL PUEBLO DE COLOMBIA, en ejercicio de su poder soberano, representado por sus delegatarios a la Asamblea Nacional Constituyente, invocando la protección de Dios, y con el fin de fortalecer la unidad de la nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de la comunidad latinoamericana
CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE 1886: El preámbulo de la Constitución Política de 1886 dice : “En nombre de Dios, fuente suprema de toda autoridad, los delegatarios de los estados colombianos de Antioquia, Boyacá, Cauca, Cundinamarca, Magdalena, Panamá, Santander y Tolima, reunidos en el Consejo Nacional Constituyente, vista la aprobación que impartieren las Municipalidades de Colombia o las bases de Constitución expedida el día 1 de Diciembre, con el fin de afianzar los bienes de la justicia, la libertad y la paz, hemos venido a decretar, como decretamos la siguiente Constitución Política de Colombia”.

ASPECTO 2. EL SIGNIFICADO DE LA CONSTITUCIÓN
Con base en una lectura cuidadosa de los textos que se señalan más abajo y de los diez primeros artículos de la Constitución colombiana, debe desarrollar el ejercicio siguiente:

1.      Defina el concepto de “república democrática, participativa  y pluralista”.
2.      Defina con sus palabras sobre lo que significa: “Constitución Política”, “ciudadano”, “voluntad general”, “soberanía popular”.
3.      Explique: ¿Cuáles son los requisitos que le dan sello de autenticidad a una democracia? Del texto “La democracia y sus características” página 1
4.      ¿Por qué son tan diferentes las democracias  y las monarquías? Leer los dos textos asignados
5.      Establezca las diferencias entre: súbdito y ciudadano.
6.      ¿Qué significa cuando se dice que la constitución es norma de normas?

ASPECTO: LA LEGALIDAD Y LA ILEGALIDAD
Lea el siguiente texto, discútelo con tu compañero y resuelve las preguntas que aparecen posteriormente.
“Una cultura de legalidad existe cuando las mentalidades y costumbres de una sociedad se fundamentan en la valoración del Estado de Derecho y del cumplimiento de las normas. Esto supone que los ciudadanos respeten las leyes no sólo por el temor a la sanción que implica su incumplimiento sino porque entienden y aprecian la función que éstas cumplen en la sociedad y el Estado. Los países en que esta valoración no es el eje principal de los comportamientos, encuentran serias dificultades para garantizar el funcionamiento del Estado de Derecho.
Colombia parece ser uno de estos casos. A pesar de que existen amplios sectores de población que reconocen que, sin un orden jurídico legítimo, son imposibles el progreso y la convivencia pacífica, los altos índices de crimen y corrupción indican no sólo que la cultura dominante no simpatiza con el cumplimiento de las normas, sino que predomina precisamente lo contrario: una cultura de la ilegalidad que pone en entredicho el funcionamiento del Estado de Derecho.
De ahí el interés y la importancia de promover el desarrollo de una cultura de la legalidad en Colombia, que mediante el fortalecimiento de las corrientes culturales favorables al Estado de Derecho y al respeto de las normas, logre reducir de manera significativa los altos índices de crimen y corrupción, y garantice la plena separación de las ramas del poder, la participación de todos los ciudadanos en la elaboración de las normas, el sometimiento de todos al mandato de las leyes y la protección de todos por parte del Estado, que son elementos constitutivos de un Estado de Derecho”
  1. ¿Qué se entiende por una “cultura de la ilegalidad”
  2. ¿En qué sentido se afirma que la “cultura de la ilegalidad” es una amenaza contra el Estado de Derecho?
  3. ¿Realmente en Colombia predomina la cultura de la ilegalidad? Justifica tu respuesta
  4. ¿Cómo podrían las autoridades, la familia y la escuela para promover en Colombia una cultura de la legalidad?
Nota: T            e ayudará a pensar la pregunta anterior:
La crisis de gobernabilidad se manifiesta en la precariedad de la  resolución de conflictos por parte del Estado, esta situación es más aguda si se analiza la capacidad para lograr una adecuada presencia a lo largo y ancho del territorio nacional y la falta de un control efectivo sobre las instituciones y los servidores públicos. En las zonas de colonización o donde la marginalidad es crítica, la presencia del Estado es escasa o nula, a pesar que históricamente estas regiones han experimentado un alto grado de violencia y de conflictividad social. En los años cincuenta la violencia se centró en las zonas que se incorporaron al desarrollo económico, industrial y agrícola, como el Valle del Cauca, Tolima y la zona cafetera. Durante ese período murieron 200.000 colombianos y 300.000 familias campesinas perdieron su tierra, sin que el Estado pudiera impedirlo. De igual manera en los últimos cinco años debido a la violencia un millón y medio de colombianos han sufrido el fenómeno del desplazamiento. A pesar de esos graves dramas sociales, económicos y políticos, el Estado ha sido incapaz de generar proyectos que permitan la defensa de los derechos de las mayorías.
Un grave problema del país es la impunidad. De los 3 millones y medio de delitos que se cometen cada año en el país, llegan a la Fiscalía 670.000, pasan a los jueces 58.000 y tienen sanción efectiva 36.000 delitos. Sólo el 4% de los homicidas recibe castigo en Colombia, el número de presos por cada 100.000 habitantes es de 1, mientras que en Estados Unidos es de 426, cuando el porcentaje de homicidios por cada 100.000 habitantes es de 77 en Colombia y en Estados Unidos de 12. Las penas y castigos del régimen penal colombiana son muy leves y esto aumenta los beneficios para delinquir.
Luis A. Restrepo, en un estudio titulado “Colombia, una nación en peligro” dice: “El Estado colombiano ha sido pobre y su cobertura, insuficiente; buena parte de su burocracia tiene origen clientelista, es inepta y corrupta. Pero los males de la sociedad y el Estado colombiano no se limitan de ningún modo, a su pobreza material. Más importante ha sido la ausencia de una ética pública. En consecuencia, no ha existido en Colombia una ética del servicio público ni de la ciudadanía que le proporcione al ordenamiento estatal una base subjetiva”.
ASPECTO: CRASH
1.       En la película “Vidas cruzadas” o “Choque” o “Crash” se presentan varios dilemas éticos, eso implica que las acciones del personaje chocan con la vida de otros llevándonos a reflexiones éticas. Analice los siguientes:
·         La actitud del fiscal de distrito
·         La actitud del policía patrullero cuyo padre está enfermo
·         La actitud de la empleada del servicio de salud
·         El comportamiento de la esposa del director de televisión
·         El comportamiento del director de televisión
·         La actitud de la madre del policía investigador de homicidios y del hijo delincuente
·         La actitud de los dos jóvenes afroamericanos que son ladrones de carros.
·         El comportamiento del pequeño negociante iraní, a la que su hija le ha comprado un revolver
·         La actitud del policía patrullero blanco.
Saque sus conclusiones sobre si los seres humanos son perfectamente malos o perfectamente buenos.


Cultura y sociedad - Trabajo consolidado 1

Primer consolidado- Trabajo cultura y sociedad
Trabajo colaborativo 1        

Analizar las implicaciones que el comportamiento cultural ha traído a Colombia es el objetivo de este trabajo. Cada integrante del grupo debe leer dos de los textos que se encuentran en esta guía y deben escribir una página firmando su autoría. Deben determinar después de la lectura cómo afecta a la economía, a la política y a la sociedad la problemática cultural a la que hace referencia el texto leído. Posteriormente los integrantes del grupo deben  escribir sus conclusiones en dos páginas y para ello se recomienda que lean el texto: “Por un país al alcance de los niños” de Gabriel García Márquez que lo pueden encontrar en el blog o en Internet. Este escrito final debe recoger los análisis de cada uno de los integrantes y construir propuestas que puedan superar los problemas de Colombia.

1. Avivatos
Por: Andrés Hoyos
HAY UN TRANCÓN Y ATRÁS SUENA una ambulancia. Uno se hace a un lado, y cuando pasa la ambulancia, detrás de ella va pegado un taxi. Su conductor es el clásico avivato colombiano.
No es normal que el avivato sea pobre o quizás sea más exacto decir que entre los pobres la actitud no se llama así, se llama rebusque, y tiene otras motivaciones. El rebusque con frecuencia implica forzar las normas, pero la gente no lo hace por vocación sino por necesidad. Un vendedor ambulante que invade el espacio público no empieza por ser un avivato, aunque si le va bien, pronto accederá a la categoría.
De otro lado, uno pensaría que es contradictorio que haya avivatos millonarios. Sin embargo, éstos no son raros en el club de quienes poseen capitales con muchos ceros a la derecha. ¿La razón? Que la avivatada es un vicio de esos que no se curan con dinero, como el trago, el juego y el cigarrillo. Existe, sí, una diferencia crucial cuando la vuelta a realizar involucra cifras de muchos millones y es que entonces la avivatada traspasa los límites del código penal, adquiriendo en ese momento nombres nuevos: fraude, estafa, desfalco, malversación de fondos, etcétera.
El avivato en el fondo es un personaje paradójico: sufre al mismo tiempo de pereza y de impaciencia aguda. De ahí su deseo de saltarse los puestos en la cola, de tratar de obtener un trabajo o un grado sin merecerlos, de decirle al primo de la tía que por favor le consiga esa sinecura que anda por ahí como un perro sin lazo.
El que comienza como avivato no siempre se gradúa de criminal. Esto sucede cuando el vicio arrecia o cuando la persona se vuelve hábil y se acostumbra a tener “éxito”. Entonces, de repente, se le cruza por el frente una gran tentación, ante la cual es en extremo raro que el avivato no se acoja al proverbial consejo de Óscar Wilde de caer en ella. Sin embargo, tampoco es tan corriente que un avivato modesto se convierta de la noche a la mañana en un gran estafador. Para dar el salto, suele ser necesario el transcurso de por lo menos una generación. Dicho de otro modo, el hijo del avivato que no se vuelve beato o que no se mete de cura (la categoría contiene algunos curas), se convierte, él sí, fácilmente en un gran estafador al intentar imitar al padre en escala ampliada. De hecho, uno sospecha que algunos de los grandes estafadores que a estas alturas mojan prensa a diario en Colombia, dígase los tres primitos Nule, son algo así como la tercera generación de un avivato al que le fue “bien”, es decir, de uno cuyas avivatadas salieron a favor.
No es muy difícil entender de dónde proviene la popularidad de este comportamiento destructivo. Proviene del ejemplo, de la celebración que se hace de las “hazañas” del avivato. Al honesto, al que hace las cosas al derecho, al que denuncia, al que critica la laxitud ética, le ha ido mal, y en ocasiones pésimo, en Colombia y, de ñapa, es objeto de burlas. Los avivatos, para no hablar de los mafiosos, seducen y desnucan a reinas y modelos como si estuvieran tomando cerezas de una bandeja.
Según su parsimonia de hidalgo neurótico y venido a menos, el DRAE no incluye la palabra “avivato”, pese a que ronda por Colombia y con menos vigor por dos o tres países de América Latina desde la década de los cuarenta. Nada raro, en fin, que la gente que cae redonda ante la cháchara florida de los avivatos es por lo general la misma que vive obsesionada con la gramática.
2. Bobadas importantes
Cuando salgo a la calle en Bogotá y paso por sitios muy congestionados me molesta que la gente me estruje, incluso que me roce, sin pedir perdón o sin decir “lo siento”.
Por: Mauricio García Villegas
Me dirán ustedes que esas son bobadas a las que yo no debería darles tanta importancia, sobre todo si no quiero convertirme en un gruñón. Es posible, pero también creo que el asunto es más importante de lo que parece. Me explico.
Los seres humanos nos relacionamos de muchas maneras. Para simplificar, tenemos dos tipos de relaciones: de alta o de baja intensidad. Con los familiares, los amigos o los correligionarios tenemos un trato intenso. En cambio, con personas del común, personas que no conocemos y con las cuales nos encontramos en los espacios públicos, en las filas, en los ascensores, en los paraderos de buses, en los edificios, en los puestos de votación, en los parques, etc., tenemos una relación de baja intensidad.
En ambos casos la relación funciona bien cuando existe una cierta reciprocidad. Los favores y las invitaciones entre los buenos amigos, por ejemplo, tienen sentido siempre y cuando, en el largo plazo, haya una especie de equilibrio entre lo que cada uno da y lo que cada uno recibe (hay excepciones, claro). Algo parecido ocurre incluso entre familiares, salvo, por supuesto, entre padres e hijos.
En las relaciones entre ciudadanos (las de baja intensidad) también debe haber una cierta reciprocidad. Cuando espero en la fila a que llegue mi turno, o cuando dejo que los que llegan en el ascensor salgan antes de que yo entre, lo hago no sólo porque creo que es mi deber, sino porque confío en que los demás harán lo propio en ocasiones venideras y que yo me beneficiaré de ese comportamiento, de la misma manera que ahora ellos se benefician del mío. Esta predicción, cuando es generalizada, produce confianza, lo cual, como ha sido mostrado por una larga serie de estudios, es un capital social que favorece el desarrollo y la democracia.
En América Latina les damos mucha importancia a las relaciones de alta intensidad (con la familia, los amigos, los sacerdotes, etc.), pero menospreciamos las de baja intensidad. Y ese desaire es una de las causas de nuestro atraso. Robert Putnam mostró hace algunos años cómo en el sur de Italia había una correlación entre, por un lado, lazos sociales fuertes (familia, mafia, religión, clientelismo) y, por el otro, mal gobierno y subdesarrollo. No creo que esos factores culturales sean los únicos que expliquen el subdesarrollo y el mal gobierno (como parece decir Putnam), pero sí creo que son parte del problema (y de la solución) y que por eso deberíamos pararles más bolas.
Voy a terminar con una anécdota: cuando yo era estudiante en Bruselas, hace muchos años, los latinoamericanos nos burlábamos de los belgas porque pedían perdón a toda hora; en el metro, en la calle, en los restaurantes, en las oficinas. Cada vez que una persona medio se acercaba a la otra, le pedía perdón, como diciendo, “lo siento, estuve a punto de tocarlo pero no era mi intención”. Interpretábamos esas reacciones como una muestra de individualismo extremo y poco social. Muy pronto me di cuenta de que era justamente lo contrario: reconocer al otro, respetar su espacio, no atropellarlo y pedirle perdón cuando se le importuna, es una prueba de respeto que no sólo denota buen comportamiento sino que entraña reciprocidad, confianza y cultura ciudadana.
Así pues, si guardar los espacios y tratar de no tocar al otro es una bobada, se trata de una bobada muy importante. El problema, en Bogotá, es que si uno se toma en serio esa importancia se vuelve un cascarrabias.
3. De lacras y sueños

NO PARECE POSIBLE ESCAPAR A nuestra historia de oscurantismo.
Por: Rodolfo Arango
La cultura política de un pueblo condiciona su presente y su futuro. Pero sucumbir al fatalismo y la apatía no parece una opción aceptable. El conformismo es un lujo demasiado costoso que no nos podemos dar. Tiene sentido, entonces, analizar el malestar de la sociedad y buscar salidas por ahora pensables, más tarde realizables. En este contexto cabe preguntarse qué tienen en común la criminalidad uribista, la manipulación santista, la violencia guerrillera y la corrupción política.
Crímenes de uribistas son verificados y sancionados profusamente por los jueces y magistrados. Infinidad de servidores del expresidente han sido condenados por chuzadas, cohechos, conciertos para delinquir, falsos positivos, despojos de tierras y todo un rosario de conductas punibles. Lo que en cualquier país digno del mundo sepultaría las posibilidades políticas de este movimiento, en Colombia es justificado cual medio necesario para preservar fines supremos: salvar a la patria de la amenaza comunista.
Otro tanto sucede, aunque más sutilmente y con suma elegancia, por los lados del actual mandatario. Bombardeos en el extranjero aduciendo persecuciones “en caliente” (de guerrilleros dormidos), intentos de saneamiento de tierras ilegalmente adjudicadas, uso de facultades constitucionales inexistentes para objetar reformas constitucionales o instrumentalizar la paz para fines electorales son manipulaciones que subestiman al contradictor y lesionan la confianza pública, todo en juiciosa aplicación de la doctrina del mal menor.
La violencia guerrillera ocupa capítulo aparte. Es proverbial y autorreferente, santificada por dogmas trasnochados, justificaciones pueriles o autos de fe delirantes. La negación de la vida es en la mente de los subversivos algo naturalizado que los degrada en su condición humana. Las guerrillas de las Farc y del Eln impiden con su pensamiento escatológico la expansión de una izquierda democrática y civilista, que pueda ser una alternativa real a la forma excluyente, ligera y cínica con que ha sido gobernado el país por décadas.
Los políticos profesionales, salvo honrosas excepciones, completan el cuarteto de plagas sociales. Han hecho del Estado un botín, con la complicidad de particulares corruptos. Los estadistas han muerto. El político clientelista, que es regla general, desconoce que nadie es libre en un Estado sin soberanía. La hegemonía de lo privado, de los intereses individuales, del enriquecimiento rápido, lícito o ilícito, y del arribismo social lastran la posibilidad de dignificar la política y devolver la grandeza a una vida al servicio de la comunidad política.
Central a la defensa de los asuntos públicos (res-pública) es anteponer el respeto a la ley a las propias convicciones o creencias. Es reivindicar las virtudes de la sobriedad, la generosidad y la decencia. Es procurar construir y realizar concepciones de mundo que honren la inteligencia, la sensibilidad y la creatividad humanas. La cultura es la morada del ser, decía Heidegger rememorando a los griegos. Un legado de enaltecimiento de lo común a todos, de entrega abnegada a ideales que nos dignifican, de descentramiento del ego y apertura a la otredad son buenos antídotos para la reconstrucción. Muchos y muchas, sobre todo jóvenes, están empeñados en la superación de las lacras descritas. Muy pronto empezarán a verse los resultados.
4. Depresión y paranoia

Mauricio García Villegas
Publicado en: El Espectador, Julio 31 de 2009

ALGUNA VEZ LE OÍ DECIR A UN PROfesor de sicología que las enfermedades mentales dependen mucho de la sociedad en la que se vive. Así por ejemplo, me explicaba, mientras en los Estados Unidos mucha gente se deprime, en América Latina no faltan los paranoicos. No sé si mi colega tiene alguna teoría para explicar esta diferencia, pero la mía es esta:

En los países que tienen una gran clase media, que son por lo general países desarrollados, la gente siente que los demás, a pesar de tener más o menos dinero, son ciudadanos, como ellos. En nuestros países, en cambio, las diferencias sociales son tan grandes que la gente ve a los que no son de su clase social como extraños y desconfía de ellos. Esto no me lo estoy inventando yo; fue dicho a mediados del siglo XIX por el historiador Sir Henry James Maine. En las sociedades tradicionales, explicaba Maine, los lazos sociales dependen del estatus, mientras que en las sociedades modernas dependen del derecho. En las primeras dominan el padrinazgo, las relaciones de clientela y las palancas; en las segundas, en cambio, lo que importa es ley.

Mi teoría entonces es esta: en una sociedad moderna, la falta de desafíos engendra comportamientos depresivos; en una sociedad como la nuestra, la desconfianza produce paranoicos.

Es muy difícil probar lo que estoy diciendo, entre otras cosas porque en Colombia hay una mezcla de tradición y modernidad; sin embargo, creo que todos tenemos evidencias de lo mucho que aquí cuenta el estatus social. Cuando digo todos, lo digo en serio. No sólo me refiero a los ricos, a los blancos y a los que tienen apellidos ilustres —que aquí son los mismos—, sino también a los de clase media y a los pobres. En nuestro minucioso escalafón social cada cual encuentra sus amos y sus esclavos. En Bogotá los porteros son sumisos cuando se relacionan con los propietarios del edificio, pero déspotas cuando un transeúnte desorientado les pide información. Los choferes de taxi desprecian a los de bus por llevar pasajeros pobretones. Todos miran hacia arriba, bien sea para defenderse o para protegerse (con una palanca) o hacia abajo, para sentirse importantes o para tener a quien mandar.

Muchos subordinados hacen valer la jerarquía de sus superiores para imponerse frente a los que están más abajo. En Bogotá he visto a más de una secretaria enojarse con una colega a la que consideran inferior —porque su jefe es menos importante que el suyo—, sobre todo cuando esta última pretende hacer esperar en el teléfono al jefe de aquella.

Incluso en Medellín o en la costa, en donde las relaciones sociales son más desinhibidas, la jerarquía social se impone. El antioqueño rico puede parecer casi un amigo de su mayordomo, incluso tratarlo de vos, pero lo hace porque sabe muy bien que eso no significa una acercamiento entre ambos. En Antioquia pasa lo mismo que decía Fernando Díaz-Plaja sobre España: “Aquí, el señor que va al café habla con el camarero con una confianza que no se encuentra en Francia o en Italia, precisamente porque no teme que acabe sentándose a su lado”.

No estoy defendiendo la idea de una sociedad igualitaria en donde cada quien sea una ficha, un miembro del partido o un hijo de la patria. Lo que quisiera es vivir en un país de ciudadanos regidos por la ley; una ley indiferente y universal. Además, es más fácil lidiar con deprimidos que con paranoicos.
5. El discreto encanto de la servidumbre
María García de la Torre

La servidumbre seduce a los colombianos. Les encanta que otros los sirvan, que laven sus platos, limen sus uñas, cuiden sus niños y empaquen y desempaquen su mercado. No todos pueden costearlo, claro, pero podría decirse que para muchos es sinónimo de estatus tener una empleada doméstica, vivir en un edificio con portero, ir a un centro comercial donde parqueen y laven el carro. Contar con servidumbre -o sirvientes, como se los clasifica de puertas para dentro- ha mantenido una innumerable cantidad de 'cargos' que muchos países considerarían anacrónicos.

Hoy en día calificaríamos de "brutalidad" contratar a un indígena para 'transportar' a otro en su espalda. Amarrarle una silla y simplemente contemplar el paisaje mientras el pobre hombre camina descalzo por trochas empinadas. Hoy es brutalidad, antaño era obligatoriedad para la élite colonial. Sin embargo, con la modernidad han llegado nuevas formas de servidumbre camufladas en oficios que perpetúan la pereza de otros.

Al parecer, el esfuerzo que representa empacar el propio mercado representa un esfuerzo sobrehumano. Porque casi todos los supermercados contratan un joven que empaca la mermelada, la carne, las bebidas del cliente, mientras el cliente se queda quieto, mirándolo.

¿Qué le cuesta a alguien lavar los dos platos, el vaso y la olla que ensució para cenar? Al parecer, horrores, pues para eso le paga a una mujer que los lava por él. En promedio, solo para hacer mercado y cocinar un plato sencillo, una mujer bogotana utiliza el servicio de quince personas distintas. En un país como España o en Estados Unidos, el que tiene hambre es el mismo que merca y el mismo que cocina y lava los platos.

En ciertos casos, claro, es necesaria una ayuda extra, como cuando una madre soltera debe trabajar y encargarse del hogar y de su hijo sola. Pero ¿de verdad es indispensable que un hombre abra la puerta del parqueadero, que otro le eche la gasolina al carro, que otro empaque el mercado, que otro lo lleve hasta el carro, que otro -u otra- nos lave la ropa, los platos, que limpie la casa, que otro lave el carro, que otro maneje el carro y un gran etcétera?

Esta dependencia en la servidumbre es ostensible en el quejido lastimero de la joven que pide consejo a sus amigas para contratar una "empleada de confianza" porque ya no tiene un solo plato limpio. ¿Qué tal si se levanta del sofá y los lava?

No parece tan sencillo, pues la herencia colonial ha enseñado a las señoritas que los oficios de la casa deben delegarlos en otros y que lavar su propia vajilla la rebajaría tanto como soltar una flatulencia en público.

El mensaje está tatuado en el subconsciente, al punto de que no se lo cuestiona. Meses atrás, una fotografía publicada por la revista de farándula '¡Hola!' levantó una polvareda. Las señoras de casa aparecían en primer plano y sus empleadas domésticas negras, en un segundo plano, con sendas bandejas de plata. Se cuestionó la pose, pero no la institución per se. En otras palabras, que haya sirvientas, pero que no se note.

Hasta hace muy poco, estas mujeres, internas en casas de familia por décadas, no cotizaban salud ni pensiones. Hoy en día muchas siguen sin acceso a la educación, no pueden formar su propia familia y viven exiliadas en el cuarto de servicio, disponibles las 24 horas, separadas desde jovencitas de sus familias.

Empleadas de servicio, sirvientas, coimas, muchachas, hay tantos términos eufemísticos y peyorativos como familias empleadoras. Trabajan en silencio, sin encontrar nunca eco de su situación en los titulares de prensa. Una gran mayoría tiene empleadas del servicio, manicuristas, entrenadores deportivos, paseadores de mascotas, jardineros, choferes, niñeras... ¿por qué cuestionar un orden social que proporciona tanta comodidad? Justamente por eso, porque mi comodidad implica la degradación del otro.

Las labores que empiezan a ser obsoletas -como el ascensorista, el ama de llaves, el mayordomo- abren paso a otras más dignificantes. Y liberan a estos individuos de funciones degradantes como oprimir botones por otros o limpiar el desorden de adultos como si se tratara de infantes.

Hace falta reconocer la mala crianza de una buena parte de la sociedad colombiana y buscar romper esquemas coloniales que nos han graduado como el tercer país más desigual del mundo. Si quiere una empleada doméstica, páguele 90.000 pesos por hora, como ocurre en Estados Unidos. No unas miserias que las obligan a llevar una vida llena de privaciones.

Millones de niños a lo largo de décadas han sido criados por empleadas domésticas, e incluso hoy se sigue dando, como círculo vicioso heredado de la sociedad santafereña, antioqueña, cartagenera de años. Romper la dinámica degradante de la servidumbre es un paso adelante en el proceso de modernización de Colombia, anclada, como está, a formas caducas heredadas de una colonia que dejó de serlo hace doscientos años.
6. Individualismo majadero

Mauricio García Villegas
Publicado en: El Espectador, Septiembre 11 de 2009

HACE MUCHOS AÑOS, EN MEDELLÍN, había un letrero en el puente de la calle 33 que decía “Si esto no es progreso, ¿entonces qué es?”.

Con el paso de los años el letrero se fue borrando, pero la idea de que el país sólo se desarrolla vaciándole cemento armado encima sigue casi intacta entre nosotros. Desde luego que las obras públicas son importantes. Si tuviéramos mejores carreteras, mejores puertos y más acueductos estaríamos más cerca del desarrollo. Pero la infraestructura física, si bien es indispensable, no lo es todo. Más aún, pensar que eso es lo único, es también parte del problema. El subdesarrollo también es mental, cultural.

El atraso cultural tiene muchas facetas. La falta de investigación científica, el bajo porcentaje de personas que lee periódicos, la ausencia de doctores (de los de verdad) y la falta de bibliotecas públicas son algunas de ellas. Pero hay algo tal vez más importante que todo lo anterior, aunque menos palpable y más difícil de conseguir. Me refiero a la capacidad para actuar colectivamente, como sociedad. Nadie lo ha dicho tan claramente como el profesor YuTakeuchi, un japonés que vivió en Colombia por más de 50 años. Cuando le preguntaron cuál era la principal diferencia entre los japoneses y los colombianos, su respuesta fue esta: “Pues mire —dijo—, un colombiano es más inteligente que un japonés, pero dos japoneses son más inteligentes que dos colombianos”. La explicación de Takeuchi supone que un país es algo más, mucho más, que los individuos que lo componen. Un país es también, y sobre todo, un alma social, o como dicen ahora, una identidad colectiva. Es en eso que estamos muy mal.

En Colombia hay muchos individuos pero muy poca sociedad. Tenemos personajes sobresalientes —no muchos, la verdad— pero casi no tenemos empresas colectivas destacadas. Ni siquiera en el fútbol somos capaces de armar un conjunto que valga la pena. Menos en política. El presidente Uribe cuenta con grandes mayorías en el Congreso y en la sociedad, pero no es capaz de gobernar sin ofrecer notarías, subsidios y puestos para que voten por él. Somos buenos patriotas pero malos ciudadanos. Nos sublevamos cuando Chávez habla mal de Colombia pero somos incapaces de crear un partido político serio. Hacemos puentes sobre los ríos —tampoco muchos, la verdad— pero somos incapaces de acabar con la corrupción que acompaña los procesos de licitación para las obras públicas.

Nuestro espíritu gregario se concentra en la familia y en las amistades. Más allá de estos entornos privados, lo social es una competencia, un mundo dominado por la desconfianza y la trastada.

Muchos colombianos que viven en el exterior se quejan del individualismo de los europeos o de los estadounidenses. Es cierto que allí la familia y los amigos tienen menor importancia que entre nosotros, pero su individualismo está fundado en el respeto de reglas comunes y en la defensa de los intereses tanto privados como colectivos. El nuestro, en cambio, es un individualismo indómito que descree no sólo de los demás sino de lo público. Aquí cada colombiano es un Estado soberano.

Pero el individualismo criollo no sólo es salvaje y asocial, sino también majadero: al preferir la estrategia del vivo, todos terminamos bloqueándonos los unos a los otros, como en el tráfico o en la fila, y por eso terminamos peor —llegando más tarde— que si hubiésemos pensado como ciudadanos. ¿Si eso no es atraso, entonces qué es?
7. Los países y las mariposas
Por: Mauricio García Villegas
CUANDO UN NIÑO PREGUNTA CUÁNtos años vive un caballo, algunos viejos en Antioquia todavía responden esto: vea mijo, una gallina dura tres años, un perro tres gallinas, un caballo tres perros y una persona tres caballos; haga la cuenta. Me acordé de esa explicación el pasado fin de semana cuando se celebraba el Bicentenario. ¿Y cuánto vive un país?
Es difícil saberlo, pero lo que sí se sabe es que éstos se parecen más a las mariposas que a los caballos: no son efímeros como aquellas, pero su vida está marcada por la metamorfosis. Colombia ha pasado por dos estados: el de la colonia, su crisálida, que duró trescientos años, y el de la república, voladora, que lleva doscientos.
El contraste actual entre los Estados Unidos y América Latina se explica, en buena parte, por lo que fueron en su estado colonial. La colonia española fue más poderosa, más rica y duró más tiempo que la inglesa. A mediados del siglo XVII la participación en el mercado mundial de La Española (hoy Haití y Dominicana) era muy superior al de las trece colonias inglesas. España tenía 19 universidades en América, mientras que Inglaterra sólo tenía dos. Las iglesias, tapizadas en oro, y la grandeza arquitectónica de ciudades coloniales como Lima y México, no tenían parangón en Nueva Inglaterra o en Virginia.
Con la independencia, la relación de fuerzas se invirtió. Si en 1800 México producía algo así como la mitad de los bienes y servicios de los Estados Unidos, setenta años más tarde esa cifra había descendido al 2 %. Peor aún, en el norte del continente se creó un país enorme y poderoso, mientras en el sur las guerras civiles y la inestabilidad política duraron casi un siglo.
Son muchas las causas que explican esta inversión de destinos, pero quizás la más importante sea esta: España impuso en sus colonias un modelo de sociedad y un estilo de vida que, en el balance general del mundo colonial, estaba destinado a desaparecer. El descubrimiento de América, con su oro y sus indios, le permitió a España prolongar, durante casi tres siglos, un estilo de vida feudal, caballeresco, piadoso y épico, que estaba muriendo en el resto de Europa.
Las colonias inglesas, en cambio, no tuvieron la grandeza y el poder de las españolas, pero se montaron desde el inicio en el tren rápido de la historia: el del liberalismo, el de la competencia económica, la democracia y la defensa de los derechos individuales. Cuando las trece colonias declararon su independencia de Inglaterra, tenían acumulada una enorme experiencia de autogobierno, tolerancia y libertad que no existía en las colonias hispánicas. Boston no tenía la riqueza ni el boato de, por ejemplo, Popayán, pero estaba cultural y políticamente mucho mejor preparada para enfrentar los tiempos modernos que vinieron con la independencia.
Llevamos doscientos años apegados a los ritos y a las pompas de la vida republicana, pero los fantasmas del mundo colonial todavía nos persiguen: el latifundio, la concepción autoritaria del poder, la desigualdad social, la omnipresencia de la religión y el desprecio por los bienes públicos, todo esto hace parte de una etapa colonial que no hemos podido superar.
Así, pues, Colombia parece una nación joven e inmadura. Esto puede ser un augurio del futuro largo y próspero que nos espera, pero también es una advertencia de que si no abandonamos esa crisálida épica y poderosa que nos aprisiona, nunca lograremos levantar el vuelo.
*Profesor de la Universidad Nacional e investigador de Dejusticia.
Demasiados muertos

Recurriendo a diferentes fuentes confiables, puedo afirmar que en Colombia se registraron en los últimos cuarenta años – entre 1975 y 2014 – un total de 747.289 homicidios.
Por: Saul Franco
Podemos redondear la cifra en 750.000, y tendríamos un promedio anual de 18.750 casos de homicidio y un alarmante y vergonzoso promedio de un homicidio cada media hora durante esos cuarenta años. Demasiados muertos, verdad?
Cuando hablo de fuentes confiables me refiero a los informes de la Policía Nacional, del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, del Departamento Nacional de Estadística –Dane- de algunas investigaciones específicas y del Observatorio Nacional de Salud –ONS- que acaba de divulgar su IV Informe dedicado, en buena parte y con mucho rigor, justamente al tema de la violencia homicida en el país entre 1998 y 2012. Conviene advertir que no siempre coinciden los períodos, indicadores y tipo de datos suministrados por las distintas fuentes, siendo necesario optar por la información disponible más constante y consistente.
No todos esos muertos se deben a la guerra que padecemos, por supuesto. Hay homicidios por riñas callejeras, con frecuencia facilitados por el licor. Hay un porcentaje debido a la violencia en las relaciones familiares y de pareja. Hay violencia homicida producida por la llamada delincuencia organizada, y también por la desorganizada. La hay en el trabajo y en casi todos los escenarios en donde sucede la vida, incluyendo los deportivos. Entre quienes hemos estudiado el tema se estima que entre un 10 y un 20% del total de víctimas de este tipo de violencia se debe directamente al conflicto armado interno, pero que indirectamente el porcentaje es muchos mayor.
Siendo preocupante el dato de cuántos colombianos/as mueren como víctimas de homicidios, lo es mucho más saber quiénes son, en dónde viven y por qué los matan. Todas las fuentes de información coinciden en que, de lejos (hasta en un 92%), los hombres son las principales víctimas. Que casi las tres cuartas partes de las víctimas son jóvenes entre los 15 y los 39 años. Que de los cuarenta años registrados, los peores fueron 1991 y 2002. Que entre Antioquia y el Valle del Cauca han concentrado el 40% de las víctimas de homicidio. Algunos estudios - el del ONS entre ellos - han ayudado a precisar que 27 de los 1.123 municipios del país responden por la mitad de los homicidios. Y hay en ellos sólidas asociaciones entre las tasas de homicidio y las de desempleo, el PIB per capita, la cantidad de acciones de todos los grupos armados, el bajo nivel educativo de las víctimas, la producción de coca, y la explotación petrolera antes y la de oro ahora.
Personalmente sigo convencido de que en el triángulo intolerancia-inequidad-impunidad se encuentra el núcleo explicativo de buena parte de nuestras violencias, incluida la homicida.
Hace treinta años, Eric Hobsbawn, un historiador inglés que se interesó en Colombia, tituló un ensayo suyo: Colombia asesina. Al terminar el milenio pasado, el socio-politólogo Alvaro Camacho afirmó que había elementos para darle la razón a Hobsbawn. Y las cifras expuestas aquí parecen confirmar que sí somos un país de gatillo fácil. ¿No será ya hora de dejar de serlo, de ensayar otras formas de resolver las diferencias inevitables, y de anteponer el valor de la vida al imperio de la muerte?
Saúl Franco. Médico social.
















miércoles, 10 de agosto de 2016

Complejos y justicieros

Complejos y justicieros

Puede ser más fácil reducir la violencia que superar el complejo de un país que se convenció de su carácter asesino.
Por: Pascual Gaviria
Colombia ha bajado sus muertes violentas a una tercera parte respecto al pico terrible de comienzos de los 90. Pero el chiste según el cual la planta nacional debería ser el balazo (Monstera lenea) sigue causando risas desconsoladas, y los caricaturistas insisten en las sangrías y el cóndor en lo alto del escudo se subraya cada tanto como símbolo perfecto para ocuparse nuestros regueros. 
Sin embargo, tal vez lo más paradójico sea que la ciudadanía percibe mayor seguridad y sosiego justo cuando los asesinatos crecen o se mantienen, y siente la amenaza de la muerte que viene cuando tenemos la más baja tasa de homicidios en las últimas cuatro décadas. Muchos ciudadanos extrañan los tiempos de la llamada Seguridad Democrática del gobierno de Álvaro Uribe. Pero cuando uno mira los estudios de Medicina Legal de los últimos años se da cuenta que el segundo periodo del expresidente presentó aumentos y estancamiento en la rebaja de las muertes violentas. Entre 2006 y 2010 la tasa de homicidios nunca bajó de 34 por cada 100.000 habitantes. El segundo mandato de Uribe, que supuestamente iba consolidar sus triunfos en seguridad, tuvo siempre más de 15.000 homicidios cada año, y terminó con 17.459 homicidios, la cifra más alta en la última década. Ha pasado relativamente desapercibido el informe Forensis 2015 que publicó hace unos días Medicina Legal. En uno de sus primeros cuadros es fácil notar que entre el último año del gobierno Uribe y el año pasado hubo una reducción de 5.874 homicidios. La disminución se ha sostenido en cerca de 1.000 homicidios años a año. Ahora nuestra tasa de 24 homicidios por cada 100.000 habitantes y no estamos entre los primeros seis de la lista de más violentos en América Latina.
Es posible que las principales capitales de departamento hayan llegado a un piso cada vez más difícil de bajar. Sabemos que Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla ponen una tercera parte de los asesinatos del país, y las cifras del primer semestre del año anuncian que son posibles unos pequeños aumentos. En las zonas rurales suceden apenas el 19% de los asesinatos y el año pasado se contaron 408 municipios colombianos (36% del total) donde no se presentó un solo homicidio. Esos municipios apacibles están sobre todo en Boyacá, Cundinamarca, Santander, Nariño y Sucre. Ahí se agrupan más de la mitad de los territorios donde un asesinato es una extraña barbaridad. En Boyacá, el departamento de mostrar, el 75% de los municipios terminaron sin sufrir un levantamiento de cadáver. Nariño, por su parte, concentra casi la mitad de sus homicidios en Tumaco. Así como Córdoba suma el 48% en Montería, y Valle y Tolima cuentan el 53% en Cali e Ibagué.
Colombia habla mucho de las víctimas, pero concentra su atención en el futuro de los victimarios. Se reducen las muertes de los campesinos, pero añoramos que truene la guerra en sus tierras para hacerles justicia. Se invocan las banderas negras y las cintas de luto por la rebaja de los muertos y de las penas. Se grita en contra de la impunidad por un acuerdo de paz cuando apenas el 10% de los asesinos terminan frente a un juez. El clamor de los justicieros merece siempre un poco de desconfianza, una dosis de pragmatismo y algo de olvido.



miércoles, 3 de agosto de 2016

Un camino sin más muertos

Un Camino sin más muertos
Gonzalo Sánchez
Es difícil lograr acuerdos con respecto al origen del conflicto armado interno colombiano. Analistas y militantes debaten si se remonta al conflicto agrario de los años treinta, a la liquidación del movimiento popular que encarnó el gaitanismo o al cierre de los espacios políticos y sociales por el acuerdo bipartidista del Frente Nacional. En todo caso, cualquiera que sea la fecha, el conflicto colombiano es el más largo de América Latina, e incluso uno de los más prolongados a nivel mundial.
La larga duración de esta guerra tiene como trasfondo una sistemática subvaloración de los conflictos sociales y políticos que exacerbaron la Violencia y que perduraron más allá de los acuerdos bipartidistas. Cuando las élites empezaron a enfrentar la Violencia quisieron resolverla a costo cero. Partían arrogantemente del supuesto de una escasa capacidad de proyección armada o política de unas guerrillas de origen y composición campesina, o le apostaban a su bandolerización y desaparición como proyectos políticos insurgentes. 
Esta ha sido una guerra prolongada porque tanto guerrillas como Estado se ilusionaron con una pronta y decisiva victoria militar, incluso en momentos de negociación, como el del Caguán, aprovechado por ambas partes, mientras estuvieron sentadas en la mesa, para incrementar su capacidad bélica.
En efecto, buena parte del mundo político y de la sociedad confiaron, e incluso muchos aún confían, en la capacidad de acabar la guerra con más guerra. Y tienen audiencia. El discurso guerrerista resulta electoralmente rentable en una buena parte de la sociedad resentida especialmente con las Farc, que solo considera aceptable la derrota o abdicación de la insurgencia, por encima de la búsqueda de acuerdos con ella.
Esta guerra ha sido también muy larga porque con el fin de la Guerra Fría, y la pérdida de respaldo político y financiero internacional a las guerrillas en muchas partes del mundo, en Colombia estos grupos encontraron en el negocio de los cultivos ilícitos, primero, y del narcotráfico, posteriormente, el combustible necesario para continuar la guerra con recursos internos. El narcotráfico les inyectó capacidad operativa a los actores armados, y también a la contrainsurgencia, apoyada a menudo por miembros de instituciones estatales. Pero a la larga, ese recurso operó en desmedro de todos: degradó a la insurgencia, corrompió al Estado, a los partidos, y a los poderes locales y regionales.
El narcotráfico convirtió a los actores armados en sus socios, o en sus adversarios ocasionales, y diluyó en buena medida las fronteras entre la insurgencia y la criminalidad común. La combinación de secuestro, extorsión y narcotráfico fortaleció militarmente  a las guerrillas, las hizo más opulentas que cualquiera otra de sus pares en el continente, pero les restó cualquier tipo de legitimidad a su acción y les granjeó incluso el repudio de gran parte de la población. La arrogancia militar que exhibían en las tomas de pueblos, o el control de carreteras (las “pescas milagrosas”), corría en paralelo con la impotencia de ampliar su convocatoria. Se llegó a un nudo ciego. La nuestra ha sido una guerra que por prolongada y degradada se quedó cada vez con más y más  armas y recursos, pero con cada vez menos  sociedad. 
Ha durado mucho esta guerra también porque las insurgencias tardaron demasiado en reconocer que el país, que América Latina y el mundo habían cambiado, y, por tanto, era ya una guerra huérfana, que no tenía manto protector al cual acogerse luego de la caída de todos los modelos revolucionarios, por lo menos de los que le fueron cercanos: soviético, cubano, chino, que deben enfrentar hoy otros problemas  de reacomodo en el mapa de los juegos estratégicos mundiales.
Las Farc son una guerrilla que, de alguna manera, se dispuso a negociar la paz por fuera de su tiempo: cuando los marcos normativos internos y externos hacen más vigilada y más constreñida la acción insurgente; cuando la tolerancia social a la violencia –y a la violencia política específicamente– se ha estrechado notablemente en todo el continente; y cuando Cuba, que había inspirado los movimientos revolucionarios, está buscando caminos para salir del aislamiento y negociar un nuevo trato con Estados Unidos que le impone también una nueva relación a la isla con el resto del continente. La negociación interna de Colombia coincide así con el fin de la más asimétrica e injusta relación interestatal en la región: la relación Estados Unidos-Cuba.
La colombiana es una guerra tan larga y sus transformaciones han sido tan densas en el curso de las décadas que los marcos normativos y los contextos que acompañaron su origen distan mucho de los que predominan en el momento de la negociación hoy. Un país y una insurgencia, acostumbrados a negociar desde el siglo XIX sobre la base de los horizontes recurrentes de las amnistías, tropezaron ahora con unas exigencias internacionales y unas demandas de las víctimas y de la sociedad que hicieron, por momentos, muy impredecible el resultado. Que Colombia haya entrado así a la fase de terminación pactada de la confrontación es, hoy por hoy, un triunfo de la democracia para el mundo que hará de Colombia uno de los referentes más frescos y laboriosos para la solución de los conflictos armados internos. Colombia es observada hoy como ejemplo de las complejidades de la guerra y, a la vez, ejemplo de las complejidades de la negociación.
Nos tardó tanto llegar hasta aquí porque esta ha sido para muchos, y de diversas maneras, una guerra con la que ha sido posible convivir en relativa tranquilidad. Pese a la enorme cantidad de víctimas, esta ha sido vivida como una guerra ajena, distante de los centros de poder político y económico, anclada en las periferias, lejana socialmente para los habitantes de las ciudades. Ha sido, en gran parte de su trayectoria, un conflicto armado de muertos anónimos, de muertos campesinos, de tragedias rurales. El ciudadano del común perdió la capacidad de asombro frente a noticieros y páginas de periódicos que registraban las vicisitudes de la guerra como simples noticias judiciales. Dada su espacialidad periférica y su inusual longevidad, se produjo un acostumbramiento perverso con la guerra: si a la economía no le iba mal, o no demasiado mal, qué importaba que el país siguiera desangrándose. Si no alteraba el modelo de desarrollo imperante, sino que incluso contribuía a mantenerlo, si no desafiaba los modos de regulación social, ¿por qué inquietarse? A la sombra de la guerra muchos negocios criminales (armas, drogas, despojo) prosperaban y hasta a algunos, no necesariamente criminales, les resultaba funcional.
Solo cuando la guerrilla se instaló o se aproximó a territorios económicamente relevantes, y sus frentes armados se constituyeron en una amenaza real para los entornos citadinos, se tomó conciencia de la engañosa marginalidad política y social que se le atribuía a la guerra.
Abandonadas a su suerte, las periferias alcanzaron reconocimiento paradójicamente cuando los niveles de violencia en ellas se volvieron amenaza para el centro. Pero que se rompiera la indiferencia no significaba que se pasara a un apoyo militante por la paz. Los mismos hechos de guerra pueden ser un argumento para la continuación de la guerra o un argumento para construir una salida negociada.
Desafíos para la paz
Nuestro entusiasmo con la terminación negociada del conflicto armado interno está lleno de alertas, de las cuales debemos ser conscientes, para no desfallecer en este propósito colectivo y atribuirle a la paz impactos negativos que no le corresponden. Al respecto, el analista y exministro de Relaciones Exteriores de Israel, Shlomo Ben Ami, nos advierte: “La guerra la hacen los guerreros, la paz la hace la sociedad”. Y a la sociedad esa tarea le tomará mucho tiempo.
Entre los muchos desafíos, sin duda uno de los más notorios está ligado a la exclusión política y social. Ambas estuvieron como argumento en el origen del conflicto armado. Parcialmente encontraron resonancia en el discurso participativo de la Constitución de 1991, pero lo normativamente establecido aún no permea al conjunto de la sociedad y la cotidianidad del ejercicio de la política. En ambas esferas, la social y la política, la diversidad y la oposición son aún entendidas como factores de disociación, y no como  valores sustantivos de la contienda democrática. La negación como interlocutor, la descalificación personal o de sus demandas y la eliminación física del adversario son prácticas que de manera continua e histórica han reemplazado la confrontación de argumentos, la deliberación y el acogimiento a las reglas y decisiones democráticas. Por ello, el sometimiento a las reglas democráticas no solo debe exigirse a los alzados en armas, sino también a quienes ejercen la política. Mientras no surjan transformaciones en la forma de abordar el ejercicio político, la amenaza de retomar o empuñar las armas para oponerse a las decisiones institucionales no cesará.
Lo que se abre camino con la paz negociada es una posibilidad de ampliación de la democracia, una ampliación a la que muchos temen. Hay incluso quienes afirman “preferir una guerra conocida a una paz desconocida” ante el temor de una transformación política o económica drástica o desfavorable a sus intereses. Ahora bien, de lo que no se han percatado es que esa transformación ya no recae en el poder de las armas, sino en el de las urnas. Ese poder ya no recaerá en la fortaleza de los ejércitos, sino en la creatividad de toda la sociedad. 
El conflicto se volvió también por décadas una excusa tanto en el plano político como social para dejar de encarar problemas de sociedad que por mucho rebasan el enfrentamiento armado. La paz con las Farc a nivel militar es hoy una posibilidad certera y es un enorme logro del que tenemos que ser conscientes, como también debemos serlo de que la inequidad, el recurso a la violencia, el precario aparato de justicia, los bajos niveles de participación, la pobreza, la corrupción, la incredulidad en la clase política, son asuntos pendientes que exceden lo tramitado en La Habana. Las Farc no fueron el principio de todos nuestros males, ni su desaparición como actor armado marcará el fin de todas nuestras dolencias. La paz soñada está lejos. Pero el camino para llegar a ella se vislumbra más claramente cuando no está lleno de muertos.


martes, 2 de agosto de 2016

Los paras y las torturas



“Todas las formas de tortura de los paramilitares fueron muy crueles”
Eduardo Castellanos, magistrado de Justicia y Paz, es el primer alto funcionario judicial en detallar cómo las autodefensas ejercieron la tortura durante casi tres décadas de guerra. La reconstrucción de esta barbarie pone la piel de gallina.
Por: Juan David Laverde Palma

Eduardo Castellanos, magistrado del Tribunal de Justicia y Paz de Bogotá. / Imagen tomada de Noticias Caracol
¿Por qué el Tribunal de Justicia y Paz de Bogotá abordó el fenómeno de la tortura?
Porque es un delito atroz, un delito que todos despreciamos, que todo el mundo censura y, adicionalmente, porque en las sentencias que van de Justicia y Paz el trabajo no se había hecho. Tal vez porque en la Fiscalía no se habían presentado casos con suficientes evidencias para poder investigar a fondo este delito.
¿Qué encontró el Tribunal al hacer la radiografía de este delito en los paramilitares?
Lo que se hizo fue revisar cuántos de los casos por tortura se habían documentado en las autodefensas del sur del Cesar. A partir de allí, toda vez que había un gran número de hechos que las involucraban, quisimos ampliar el análisis a las sentencias dictadas ya en Justicia y Paz que tocaron este delito. Al cruzar todo eso encontramos 32 formas de tortura cometidas por las autodefensas. Luego, aplicando criterios jurídicos, identificamos patrones y clasificaciones. Hubo torturas para que las víctimas confesaran, para castigarlas y para modelar el comportamiento.
De esas 32 formas de tortura, ¿cuál fue la que más escozor le produjo?
Todas son altamente degradantes y reprochables. Pero por la crudeza de los hechos, quizás uno recuerda con más propiedad algunos casos. Por ejemplo, la utilización de reptiles en el bloque Vencedores de Arauca, concretamente de culebras cascabel para que mordieran a las personas. Eso es espeluznante. Un postulado de ese bloque contó que solía llevar consigo una bolsa donde tenía un par de serpientes cascabel y cuando por alguna razón le entregaban a víctimas para que fueran asesinadas, entonces él les preguntaba: “¿Usted cómo quiere morir? ¿Aquí mordido por esta culebra o lo ahorco?”. Las víctimas, en un par de casos, le dijeron: “No, yo prefiero morir ahorcado”. Y los ahorcaban. Imaginarse eso, ponerse en la piel de las víctimas es terrible. Es escoger entre dos maneras de morir. Es decir, sabían que se iban a morir, pero escogieron la horca como una forma menos cruel. También hubo un caso muy duro en los paramilitares del Meta y Vichada. Se documentó que las autodefensas capturaron a dos personas y las sometieron a los experimentos que pudieron los practicantes de un curso de primeros auxilios. Cuentan que les abrieron los brazos para mirar un músculo o una vena.
¿Cuál comandante paramilitar fue el más sanguinario en estas prácticas?
La tortura fue connatural a todos los bloques paramilitares. Algunos optaron por asfixiar a sus víctimas con bolsas, otros las mutilaciones, otros los choques eléctricos. En la audiencia que hicimos hace algunos años con Yair Klein (el mercenario israelí que entrenó en los años 80 a estos grupos), el postulado Rigoberto Rojas contó varios hechos atroces. Por ejemplo, en esos cursos sometían a los alumnos para que perdieran el miedo de atentar contra la vida de una persona. Rojas, incluso, llegó a someter a los alumnos a comerse los sesos de las víctimas como forma para enfrentar el rigor de la guerra.
¿Cómo eran las famosas torturas en la Isla de Ramón Isaza?
El jefe paramilitar del Magdalena Medio Ramón Isaza tenía una isla sobre el río Magdalena, cerca de Puerto Berrío, y la usaba como una especie de reformatorio. Allá enviaba a los paramilitares indisciplinados y los torturaba. ¿Cómo? Los enterraban hasta los hombros de modo que sólo sobresaliera del piso la cabeza y ahí les aplicaban miel de abejas, panela o ciertos elementos que atraían los insectos. Ahí los animales los picaban. Incluso se cuenta que otros postulados se orinaban en las cabezas de esas personas.
¿Cómo fue la tortura del jugador de fútbol que se negó a jugar en el equipo de un paramilitar?
Eso ocurrió en La Dorada (Caldas). Lo confesaron postulados del grupo de alias “Botalón”. Él tenía un equipo de fútbol y lo que se menciona es que la víctima era un buen jugador. Entonces le ofrecieron formar parte en el equipo, pero como se rehusó le fracturaron sus miembros inferiores. Y después lo mataron.
También hubo torturas combinadas. ¿Eso cómo lo interpreta el Tribunal?
No es sencillo dar una lectura ni el tema es unánime. Nosotros podemos tener una postura, pero eso no quita que la academia tenga otra visión sobre los casos. La tortura se configura cuando se somete a una persona a graves sufrimientos, pero con unos propósitos claramente establecidos. Cada caso es distinto. Cuando hay esos sufrimientos mixtos, en donde, por ejemplo, los queman y luego los ahorcan, podría interpretarse como una forma de venganza de los paramilitares, más allá de que se busque algún tipo de confesión.
¿Cómo fue usada la violencia sexual como método tortura?
La violencia contra las mujeres ha sido un arma de guerra. En las autodefensas de Ramón Isaza hubo un caso donde la compañera de un guerrillero estaba en embarazo y la asesinaron y le sacaron su criatura del vientre. La violencia de género ha estado intrínsecamente ligada al conflicto. Las mujeres fueron objeto de vejámenes por parte de los paramilitares en numerosas ocasiones, así como la población LGBTI.
¿Cuál caso de violencia sexual lo impresionó mucho?
Hay dos eventos muy fuertes. Uno en el bloque Montes de María, con alias el Oso, sindicado de numerosos casos de afrentas sexuales contra víctimas en esa zona del país. El otro caso es el de Hernán Giraldo, en Magdalena. Las familias que vivían allí y que tal vez recibían algún tipo de protección de sus tropas lo buscaban para que fuera su compadre o el padrino de sus hijos o de sus hijas. Él buscaba a niñas vírgenes para que tuvieran su primera relación con él. Con un antecedente grave: la Fiscalía ha señalado que eso no siempre fue una conducta violenta de Hernán Giraldo, pues muchas veces las propias madres de las víctimas llegaban a ofrecerle a sus hijas a Giraldo.
¿De qué forma fue utilizada la mutilación?
De múltiples maneras. Por ejemplo, a los ladrones les amputaban las manos o los dedos como seña por ese comportamiento. Este trabajo en materia de tortura está apenas bosquejado, seguramente sobre las mutilaciones se pueden hacer más profundizaciones.
¿Qué les producía a las víctimas la técnica de tortura de agua con sal para ganado?
Alias el Loro cuenta que una de las maneras de someter a las víctimas consistía en ubicarlas en una silla, atarlas de pies y manos y sumergir una toalla en sal de ganado y agua y luego ponérselas en la cara. Es de imaginar que cuando las víctimas intentaban respirar absorbían por su nariz el agua con sal, lo que les ocasionaba gravísimas quemaduras en sus vías respiratorias. Creo que el sufrimiento y la desesperación de las víctimas era indecible.
¿Y la tortura con detergente cómo era?
Era más o menos similar a esta de sal para ganado, pero ésta producía asfixia.
De ese repertorio criminal, ¿cuál fue la tortura más atroz?
Todas fueron muy crueles. Cuando pensamos que ya se habían acabado todas las formas habidas y por haber de torturar, encuentra uno casos que nos revelan que no es así. Por ejemplo, en el sur del país, en Nariño, llevaban a las víctimas a unos precipicios profundos y las tiraban desde allá. Que supieran que se iban a morir es terrible. En muchos casos despeñaban a la gente por esos desfiladeros.
Y las torturas de las guerrillas, ¿cuándo serán investigadas por la justicia?
Este trabajo que apenas dejamos bosquejado en la decisión del sur del Cesar debe ser ampliado por la academia, por las comisiones de la verdad, por el Centro de Memoria Histórica y seguramente también habrá que hacer ese mismo trabajo cuando empiecen los juzgamientos de los integrantes de la subversión. Todos sabemos que ellos incurrieron en ese tipo de comportamientos y seguramente habrá que examinar qué tipo de métodos utilizaron para torturar a las personas y, tal vez, intentar bosquejar en qué medida la conducta de tortura fue común en el accionar de las Farc y el Eln.